viernes, 22 de junio de 2007

Días tristes


Siempre pensé que, a pesar de no lograr ser madre, tenía una vida feliz. Pero este último tiempo me he sentido invadida por momentos tristes, por situaciones difíciles que se han ido sucediendo como en cadena. Creo que los treinta y pico vienen con un montón de conflictos: tus padres se ponen grandes, a tus hermanos les pasan cosas serias, te preocupas mucho por tus sobrinos ( porque no tenés hijos y ellos se vuelven el centro), el trabajo te agobia, Etc. Al menos a mi me pasa todo eso y paralelamente trato de que no se apague la ilusión de tener un hijo en una lucha cuerpo a cuerpo con el destino.

Hace un año nos vimos impactados por algo que  no tiene explicación. Esto marcó un antes y un después en toda nuestra familia. Gracias a Dios seguimos pensando que la vida es maravillosa  y que se puede y debe recuperar la alegría y es lo que día a día tratamos de transmitir en cada gesto, en cada palabra, en cada silencio.
Bueno...como ya sabemos la tristeza también se comparte.

5 comentarios:

Katana dijo...

Claro que se comparte, y se aprende, trata de sacar lo bueno de todo esto. A veces nos descomponemos y nos angustiamos porque pensamos que Dios,o alguien no se acuerda de nosotras porque nuestro hijo no llega, pero el otro dia por algo que me paso aprendi que siempre las cosas pueden estar peor, asi que a vivir a full, compartir con la familia, dar mucho amor, que esa es la esencia. Darnos cuenta que somos muy dichosas. Ojala que todo pase rapido.
Katana, .

Dana dijo...

En mi familia pasamos por algo parecido pero con un accidente de auto. Fue hace tantos años que parece otra vida pero la lucha fue lenta, muy lenta; sin embargo mi hermana se volvio a levantar y ahora es orgullosa madre de dos hermosas criaturas. No sirven los sermones, solo el cariño y la presencia constante. Le mando un abrazo muy fuerte en la distancia a tu sobrina.

Soledad dijo...

En estos casos, solo amor, abrazos fuertes y muchas veces el silencio vale mas que mil palabras. Fuerza.

v@le dijo...

Mil gracias por sus comentarios, de verdad tienen para mí un valor INMENSO. Un abrazo grande para TODAS.

Alleta dijo...

Hola, te entiendo perfectamente. No sabes cuanto!!!
Hace años uno de mis primos, de los mas bellos y queridos, tomo esa triste decision. Acabo con su vida a los 23 años. Es horrible la sensación de impotencia que tuvimos todos en la familia, cada uno sintio que pudo haber hecho algo para evitarlo... si le hubiese hablado... si lo hubiese obligado a ir al medico... si lo, si lo... Nadie se dio cuenta de lo que estaba pasando, hasta que fue demasiado tarde. Gracias a Dios que ustedes tienen una 2da oportunidad con tu sobrina!!!